Sustancia 
Esteroides 
Cloranfenicol 
Nitrofuranos 
Betalactámicos 
Quinolonas 
Tetraciclinas 
Macrólidos y Lincosamidas 
Antihelmínticos (Levamisol, Ivermectina y Flubendazol) 
Antiinflamatorios no esteroidales AINES 
Glucocorticoides 
Organoclorados (incluyendo PCBs) 
Organofosforados 
Metales 
Micotoxinas 
 

Vigilar y controlar la presencia de residuos de medicamentos veterinarios y contaminantes químicos que puedan estar presentes en alimentos de origen animal con destino al consumo humano. 

El Instituto Colombiano Agropecuario ICA implementa en la cadena primaria, el  Programa de vigilancia y seguimiento de la resistencia a los agentes antimicrobianos en la producción primaria agropecuaria, cuyo propósito es establecer metodologías que permitan enfrentar adecuadamente las medidas ante la aparición o difusión de bacterias resistentes, bajo el enfoque de una sola salud, debido a la utilización de agentes antimicrobianos en la producción primaria agropecuaria y mitigar la resistencia a los agentes antimicrobianos controlando su utilización. 
 
En igual sentido se busca dar cumplimiento a lo establecido por la OMS-OIE-FAO- PNUMA (alianza cuatripartita contra la RAM) y al programa nacional de lucha contra la resistencia antimicrobiana en producción primaria y dentro del mismo monitorear la resistencia a los antimicrobianos en productos de la cadena primaria alimenticia. 
 
Este monitoreo se constituye en un indicador del uso de antimicrobianos en la producción primaria y por tanto de la inocuidad los alimentos de origen animal destinados al consumo humano. 

Colombia ha venido trabajando en políticas públicas para el control de la RAM por más de 10 años con la asesoría y el acompañamiento de organismos como la OPS/OMS. Así, entre 2016 y 2018, y atendiendo el llamado de la OMS, en su 68 Asamblea Mundial de la Salud (mayo de 2015), Colombia reforzó sus estrategias y se encaminó hacia la elaboración del Plan Nacional de Respuesta a la Resistencia a los Antimicrobianos, producto de una labor multisectorial, liderada por el Ministerio de Salud y Protección Social (MSPS), con la activa participación del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), el Instituto Nacional de Salud (INS), el Instituto Nacional para la Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), el INVIMA, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (AGROSAVIA), publicado en junio de 2018. 

A nivel mundial se registran más de 700 mil muertes anuales, debido a infecciones por bacterias resistentes a los antimicrobianos, lo que se ha convertido en un serio problema de salud pública que podría ocasionar 10 millones de decesos en los próximos 25 años y dejar pérdidas económicas que superarían los 100 billones de dólares para el año 2050. 
 
Existe una constante disminución en el número de alternativas terapéuticas (antibióticos, antivíricos, antifúngicos y antiparasitarios) para tratar las infecciones en humanos, incluso las más comunes; pero este fenómeno se observa también en animales silvestres, animales de compañía, peces y plantas representando un riesgo para la salud y generando una alarma para la salud pública a nivel.

La Organización Mundial de la Salud – Organización Panamericana de la Salud - OMS/OPS definen la resistencia a los antimicrobianos, o farmacorresistencia, como los cambios en la respuesta que tienen los microorganismos (bacterias, virus, hongos y parásitos) frente a los medicamentos (antibióticos, antivíricos, antifúngicos, antipalúdicos, etc.), lo que lleva a ineficacia de los tratamientos actuales, comprometiendo la vida de los pacientes.

  • Que no muestran signos de mejoramiento o que presentan una mínima posibilidad de recuperación después de cuidado intensivo.
  • Que estén severamente lastimados, inmóviles o que no caminen, y que no tengan posibilidades de recuperarse.
  • Como parte de un programa de control oficial.
  • Cuando sea necesario proceder al sacrificio de animales a raíz de catástrofes naturales.
  • Que sean físicamente incapaces de acceder al alimento o al agua.
  • Aquellos animales con una enfermedad incurable o con deformidades que comprometan la vida del animal.

Resolución 20223040006915 de 2022. “Por la cual se adopta el Manual de Procedimientos para el Transporte, Manejo y Movilizaciones de animales en pie y se dictan otras disposiciones”. Expedida por el Ministerio de Transporte y el Instituto Colombiano Agropecuario – ICA.

Un mundo en el que el bienestar de los animales se respete, promueva y avance, de manera que complemente la búsqueda de la sanidad animal, el bienestar humano, el desarrollo socioeconómico y la sostenibilidad del medio ambiente”.
 
La estrategia se basa en la continuidad del desarrollo de las normas internacionales en consulta con los Países Miembros y los principales actores internacionales, el desarrollo de las competencias de los servicios veterinarios, una buena comunicación con los gobiernos y una mejor sensibilización del tema, sin olvidar el apoyo a los Países Miembros en lo que toca la implementación de estas normas.
 

La OMSA (anteriormente OIE) a solicitud de sus Países Miembros, es la organización internacional responsable de la elaboración de normas en la materia.  La Estrategia mundial de bienestar animal de la OIE se desarrolló a partir de las experiencias de las actividades realizadas en las regiones y en los países y busca garantizar una orientación y coordinación constantes de las actividades de la Organización en este campo.