Su navegador no soporta Javascript!
Contenido principal
letra tamaño pequeño letra tamaño normal Letra tamaño grande
Pasar al anterior color de plantilla
Logo Instituto Colombiano Agropecuario

Instituto Colombiano Agropecuario

Logo MADR
Instagram YouTube Facebook Twitter Ingresar al Mapa del sitio
Portal web en Inglés
Regresar a la página principal
» Ante cambios bruscos en el clima, agricultores deben aplicar medidas de prevención

10/10/2018

Ante cambios bruscos en el clima, agricultores deben aplicar medidas de prevención

Foto de Archivo ICA.
Foto de Archivo ICA.
Foto de Archivo ICA.
 
  • El  Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural reitera el llamado para estar  #AtentosConElClima.
  • Una de las consecuencias en los cambios de temperatura entre el día y la noche son las heladas que afectan los sistemas productivos agropecuarios.
  • Ante los efectos de las variaciones del clima, que pueden afectar el promedio de lluvias, alterar el nivel de las fuentes hídricas, influir en aumento de temperaturas, o provocar heladas, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, ha dispuesto de una serie de Estrategias de prevención por productos.  
Bogotá, 10 de octubre de 2018.  (@minagricultura) (@AndrsValencia9) (@ICACOLOMBIA) Producto de los cambios bruscos de temperatura que se registran en el país, la producción agropecuaria nacional sufre una serie de afectaciones que se reflejan en la calidad y cantidad de los productos. Por esta razón, el Ministerio de Agricultura y el ICA recomiendan a los productores aplicar acciones preventivas que les permitan afrontar este fenómeno y evitar un mayor impacto negativo en la producción agrícola y ganadera nacional.
 
En algunas zonas del país, las bajas temperaturas en la madrugada ocasionan daños irreversibles en todos los cultivos, pero los mecanismos y la tipología del daño varían considerablemente.
 
En las regiones del país en donde se presentan intensas lluvias, el ICA recomienda mantener la alerta sobre ataques de algunos hongos, debido al incremento progresivo de los contenidos de humedad del suelo, así como la recolección temprana de frutos, podas fitosanitarias y destrucción de residuos de cosecha.
 
Algunos cultivos frutales, hortícolas y ornamentales de origen tropical experimentan daños fisiológicos cuando están sometidos a temperaturas por debajo  de los 3°C, grados centígrados (heladas). Los departamentos  más afectados por las heladas que se presentan en horas de la madrugada son Cundinamarca, Boyacá, Nariño y en municipios que estén por encima de los 1500 metros sobre el nivel del mar.
 
EL ICA alerta a los agricultores y ganaderos para que apliquen medidas preventivas que minimicen el impacto de estas condiciones climáticas en los cultivos y en la producción ganadera.
 
Consulte en el siguiente enlace  el plan  construido a nivel sectorial,  con el fin de tomar acciones oportunas frente a riesgos asociados con el clima en prevención, atención y recuperación así:
 
  • Monitorear la información y alertas que emite diariamente el IDEAM.
  • Busque para los animales medios alternos de abastecimiento de agua.
  • Genere mecanismos alternativos para dar sombra a cultivos y a animales.
  • Genere un plan de acción frente a las heladas (son producto de las máximas y las mínimas temperaturas).
  • No realizar quemas, es obligación garantizar la seguridad de su entorno.
  • Planifique turnos de riego para que todos tengan acceso al agua.
  • Construir reservorios para almacenar el agua (preferiblemente cubiertos).
  • Generar planes para el control de plagas.
  • Identificar fuertes alternativas de agua como pozos aljibes y haz el mantenimiento necesario a estos.
  • Participar en actividades de información y educación pública sobre el uso racional del agua y la prevención de los riesgos a los que se está expuesto.
  • En caso de presentarse un incendio de cobertura vegetal dar aviso a las autoridades locales y organismos de socorro. 
Para hacer frente a las heladas que se presentan en las madrugadas en las regiones de clima frío, el ICA recomienda:
 
  • Reducir actividades de laboreo para evitar la excesiva pérdida de agua por evaporación.
  • Sembrar en aquellos lotes en donde se facilite la aplicación de riego y, en lo posible, en donde no haya historial de heladas. 
  • Realizar la adecuada fertilización para que las plantas estén menos susceptibles a las bajas temperaturas.
  • Instalar pequeñas fuentes de calor distribuidas en los lotes o invernaderos, sin olvidar las medidas de precaución para evitar posibles incendios. 
  • Cubrir las plantas con coberturas plásticas.
  • Humedecer el suelo antes de las heladas. 
  • Consultar a un asistente técnico, a las Umata, secretarias de agricultura municipales y departamentales o a la oficina del ICA más cercana al predio.
 
Las medidas para reducir el impacto del intenso verano deben ser de corto, mediano y largo plazo:
 
  • Instalar sistemas de riego y de recirculación de agua o propiciar métodos de captura de aguas lluvias
  • Propender por una agricultura ecológica, ojalá en armonía con sistemas silvopastoriles; éstos proyectan sombra y evitan que la alta luminosidad de los rayos solares desequen rápidamente el suelo.
  • Utilizar abonos orgánicos y humus para recuperar las condiciones biológicas del suelo.
  • Emplear coberturas vivas o muertas para evitar la deshidratación del suelo
  • Conservar arvenses o ciertas malezas en las calles del cultivo. Éstas evitan que los rayos del sol causen mayor impacto en la tierra.
  • Emplear fuentes compuestas como fuente de Nitrógeno, evitar las fuentes simples
  • Consultar a un asiste técnico, a las Umata, secretarías de agricultura municipales y departamentales o a la oficina del ICA más cercana al predio.
 
En producción ganadera: 
 
  • Construir pequeños diques en depresiones y hondonadas para recoger las aguas lluvias.
  • Construir cambuches o cobertizos para el sombrío del ganado en sabanas o praderas muy descubiertas, que eviten la deshidratación y daño en la piel de los bovinos. 
  • Propiciar la producción silvopastoril
  • Utilizar bloques multinutricionales. 
  • Disminuir la carga animal por hectárea, haciendo una mejor redistribución de los animales por potrero. 
  • Establecer planes de suplementación nutricional con subproductos como: licor o afrecho de cervecería, tallo o vástagos de plátano, melaza, residuos de cosechas como zanahoria, remolacha, papa, plátano, banano, yuca, pulpas y cáscaras de frutas, henos, tamos tratados con amoníaco o úrea, torta de palmiste y subproductos de la industria de la yuca.
  • Utilizar follajes de plantas arbóreas: por ejemplo, acacia forrajera, botón de oro, sauco, “quiebra barrigo” o “nacedero” asociada a gramíneas, suplementando con una ración de forraje verde que corresponda al 12% del peso vivo del animal.