Su navegador no soporta Javascript!
Contenido principal
letra tamaño pequeño letra tamaño normal Letra tamaño grande
Pasar al anterior color de plantilla
Logo Instituto Colombiano Agropecuario

Instituto Colombiano Agropecuario

Logo Entidades
Instagram YouTube Facebook Twitter Ingresar al Mapa del sitio
Portal web en Inglés

Tercer decenio 1982-1991

Primer decenio 1962 - 1971
Segundo decenio 1972 -1981
Tercer decenio 1982 - 1991
Cuarto decenio 1992 - 2001
Quinto decenio 2003 - 2009
En 1984, la infraestructura física de operación en todo el país estaba representada en sus seis centros nacionales de investigación, 10 estaciones experimentales, siete centros demostrativos, 13 laboratorios, 30 centros de diagnóstico, 75 distritos de transferencia de tecnología, una estación cuarentenaria, la Biblioteca Agropecuaria de Colombia (BAC), el Centro Nacional de Comunicaciones y Centro Nacional de Tecnología Apropiada.

En el periodo 1980-1984, se establecieron viveros de recursos germoplásmicos promisorios (VRGP), para poner al servicio de los productores de semilla material genético en estado de desarrollo; el establecimiento de políticas de concertación con los demás sectores e instituciones que intervienen en el sector agropecuario; el intercambio científico internacional y la propuesta de elementos para planificar sus acciones en investigación y transferencia de tecnología.

En 1980 y 1983 se iniciaron respectivamente la elaboración de dos instrumentos de planificación que tuvieron efectos en la organización y orientación del Instituto en los siguientes años. Fueron ellos el Plan Nacional de Investigación Agropecuaria (Plania) y de Transferencia de Tecnología (Plantra).

La importancia de estos planes quedó demostrada en la acogida que tuvieron ante el gobierno nacional y luego ante organismos de asistencia y financiamiento externo, como el Banco Mundial (BIRF), el cual en reconocimiento a la capacidad técnica del Instituto y a la calidad de sus realizaciones, apoyó financieramente la ejecución del Plania.

En el campo del desarrollo rural, las acciones orientadas a beneficiar la población campesina de menores recursos que el Instituto venía impulsando, fueron continuadas y fortalecidas con los programas de Desarrollo Rural Integrado (DRI). Lo destacado de la participación del Ica en esta estrategia de desarrollo rural, estribó en el diseño del Programa de Desarrollo Rural Integrado (DRI), por su experiencia, obtenida a partir de los proyectos de “Cáqueza”, “Oriente de Antioquia”, “García Rovira” y “Norte del Cauca”, en donde se atendieron cerca de 82.000 familias y 11.000 hectáreas.

En 1984, la investigación prosiguió su marcha, ofreciendo al subsector agrícola variedades y técnicas mejoradas de cultivos y sistemas eficaces de prevención, control y erradicación de plagas y enfermedades. También el Ica continuó investigando en aspectos de producción pecuaria, campo en el cual los progresos tecnológicos en técnicas de manejo, nutrición, sanidad y mejoramiento genético, contribuyeron sustancialmente al incremento de la producción animal.

Se entregaron variedades de maíz y de fríjol como el frijolica P11, con rendimientos superiores al 20% respecto de otras líneas comerciales. En investigación pecuaria, es digno resaltar la elaboración de la vacuna contra la estomatitis vesicular.

En el ámbito del desarrollo rural, las acciones y realizaciones del ICA estuvieron enmarcadas dentro del contexto de la filosofía del programa de Desarrollo Rural Integrado (DRI), lo cual permitió evolucionar en el contexto de transferencia de tecnología.

Es importante destacar en este periodo algunos aportes significativos para el sector agropecuario, generados por el Ica en el cumplimiento de su misión, tales como: 
 
  • Rentabilidad social de la investigación, que fue muy favorable en términos económicos, al recuperarse varias veces la inversión estatal, realizada a través del Ica, como puede demostrarse en estudios realizados para varios cultivos, mediante indicadores como la tasa interna de retorno (TIR), así: arroz 53%, soya 79%, cebada 53.3%, palma de aceite 30.5% y papa 53%. 
  • El Ica en este lapso entregó al país más de 300 variedades y materiales genéticos de 42 especies, y consiguió con varias de ellas aumentos en la producción comercial entre 2 y 5 veces superiores a los existentes previamente. 
  • Mención especial merece el caso de la variedad de papa parda pastusa, que ha permanecido en el mercado por más de 30 años por su excelente calidad, y ha sido llevada a países vecinos como Ecuador y Venezuela. También en el cultivo de papa merece destacarse que con la creación en el Ica del Programa Nacional de Biotecnología, se pudo implementar una técnica para limpiar de virus estas semillas de estas especies solanáceas. 
  • Otro aspecto sobresaliente fue la conformación por el Ica, a través de sus programas de mejoramiento genético de especies, de las colecciones y núcleos de animales, vegetales y microorganismos, que sirvieron de base para conformar los actuales bancos de germoplasma, patrimonio estratégico del Estado, para la seguridad alimentaria y la obtención de nuevos productos de uso en la agricultura y la alimentación. 
  • Merece destacar la importancia que para el comercio de productos agropecuarios de exportación tiene el reconocimiento internacional del Ica como garante de la calidad sanitaria de los productos colombianos. 
  • La acción institucional siempre ha estado de cara al cumplimiento de su misión en acciones conjuntas con los usuarios de su oferta tecnológica y sus demás servicios. Es así como interactuó con otras instituciones del sector, agremiaciones, asociaciones de productores, gremios de profesionales y organismos públicos y privados de orden internacional.  

Bajo esta modalidad de cooperación se adelantaron alianzas estratégicas, algunas de las cuales permitieron resultados tan importantes como: mantener el país libre de roya del cafeto luego de haberse detectado su presencia en las fronteras de países vecinos, lo cual significó un ahorro en su control por más de $2.6 billones/año. En el caso de las brocas se retardó su entrada por más de 17 años, con un ahorro anual de $2.5 billones.

  • Otro ejemplo lo constituye el proyecto cooperativo ICA-USDA, cuyos progresos en el control de la fiebre aftosa han permitido declarar zonas libres de este flagelo y avanzar hacia el futuro reconocimiento internacional del país como libre de esta enfermedad. 
  • Varias alianzas a escala nacional e internacional se han realizado con Cenicafé, Cenicaña, Fedemol, CIAT, IICA, FENALCO, Fedearroz, Colciencias, CIID, GTZ, Cymmyt, FAO, CIP, Universidades, Fedegan, Fenavi, Asocolflores, Augura, entre otras. 
  • El alto nivel científico y tecnológico de los profesionales del Ica ha constituido la mayor fortaleza para el accionar institucional y el desarrollo tecnológico del sector. 

En 1990, el Congreso de la República expidió la Ley 29 de Ciencia y Tecnología, en la que se dictan disposiciones para el fomento de la investigación científica y el desarrollo tecnológico.

En 1991, el gobierno colombiano adoptó cambios fundamentales en la política de comercio internacional en el marco de la apertura económica, orientados a modernizar los principales procesos de las actividades del sector agropecuario.