Contenido principal


No, basta solo con La Marca. Ninguna ONPF (Organismo Nacional de Protección Fitosanitaria) puede exigir un certificado anexo a La Marca estampada en el embalaje de madera.

La NIMF N º 15 reconoce que ambas medidas aprobadas (tratamiento térmico y fumigación con bromuro de metilo) son suficientes para permitir el uso continuo indefinido del embalaje de madera tratado y certificado, mientras no se le añada madera no tratada al embalaje. No obstante, ambos tratamientos son sólo efectivos contra plagas presentes al momento del tratamiento. Técnicamente, la madera tratada es susceptible a infestación de algunas plagas inmediatamente después de que se ha terminado el tratamiento. Sin embargo, si el contenido de humedad de la madera cae bajo el 20%, ya sea por motivos naturales o artificiales, se inhibirá el crecimiento de hongos y varias plagas no podrán sobrevivir. En general, el riesgo de infestación tras el tratamiento es mínimo porque el embalaje de madera se usa generalmente durante largos períodos y a medida que la madera envejece, pierde de forma natural la viabilidad de hospedar la mayoría de plagas.

Sí, para establecer la cadena de custodia y llevar control, el embalaje de madera reparado, refabricado y reciclado deberá ser sometido nuevamente a tratamiento. Todas las marcas anteriores de la NIMF N º 15 deberán removerse o tacharse, y el producto deberá ser recertificado y remarcado por los terceros acreditados. También, es necesario cerciorarse que cada artículo de embalaje de madera cumple con el requisito establecido en el Anexo II sobre la colocación de marcas en lugar visible, preferiblemente en por lo menos dos lados del artículo que desea marcarse.

Se pueden utilizar las definiciones que aparecen a continuación:

"Reciclado" – proceso mediante el cual se deshace parcial o totalmente un artículo de embalaje de madera previamente utilizado y se vuelven a usar los componentes sin someterlos a ulteriores procesos para fabricar un nuevo artículo de embalaje de madera.

"Refabricación" – proceso mediante el cual se deshace completamente un artículo de embalaje de madera previamente utilizado y se usan los componentes, ya sea en su forma original o tras haberlos aserrado, para fabricar otro artículo de embalaje de madera. El embalaje de madera refabricado puede o no incorporar componentes nuevos no utilizados previamente.

"Reparación" – proceso mediante el cual se remueven uno o más componentes de un artículo de embalaje de madera previamente utilizado y se reemplazan con madera nueva no utilizada anteriormente.

"Reutilización" –segundo o subsiguiente uso de una unidad de embalaje de madera que de ninguna forma sea cambiada o transformada y que no precise de intervención oficial.




Tanto al tratamiento térmico como la fumigación con bromuro de metilo se les considera de carácter permanente. Ninguna de las dos asegura protección al 100%, pero prácticamente eliminan el riesgo que se dispersen la mayoría de plagas cuarentenarias. Igualmente, reducen de manera significativa el riesgo que se propaguen otras plagas que podrían atacar al embalaje de madera.

Actualmente, hay dos tipos de medidas autorizadas: tratamiento térmico (HT) y fumigación con bromuro de metilo (MB), ambas de conformidad con las especificaciones señaladas en el Anexo I de la NIMF N º 15.

Si no se altera la unidad de embalaje de madera y simplemente se le vuelve a utilizar sin hacérsele modificaciones o reparaciones, no se debe someter a retratamiento ni ser remarcado.

Al embalaje de madera reparado, refabricado o reciclado deberán quitárseles y tachárseles todas las marcas originales y reemplazarlas con una sola que corresponda a las instalaciones que hicieron el trabajo, misma que tiene la responsabilidad de asegurar que se utilice el tipo apropiado de madera.

No, la marca debe ser colocada solamente sobre la unidad completa, preferiblemente dos veces en lados verticales opuestos, donde pueda verse fácilmente.

Los usuarios de embalajes de madera, deben exigir a sus proveedores que los marquen bien, debido a que si la marca no es clara, ésta puede ser condicionante a un rechazo. El motivo de esto, es por la información que lleva la marca, la cual es fundamental para la identificación y determinación de responsabilidades del registrado.